Diseño escandinavo

Muebles de diseño nórdico

Cómo hacer un vestidor barato

¿Existe alguna mujer que no sueñe con tener un vestidor tan grande como su casa? Creo que desde que vimos el vestidor de Carrie en Sexo en Nueva York, todas quedamos impresionadas, y desde entonces queremos uno.

Un armario normal está bien, pero no tiene ni de lejos el espacio y el glamour de los vestidores. Pero seguro que te pasa lo mismo que a mi, se nos queda corto el piso y el presupuesto para hacernos un vestidor de dimensiones considerables.

Cómo hacer un vestidor barato

Pues he decidido rebelarme y crear mi propio vestidor low cost. ¿Cómo? La imaginación, en este caso, juega un papel fundamental, ya que se pueden reutilizar materiales y sacar hueco de donde no hay.

No se trata de re-decorar una habitación para hacerte un vestidor en ella, sino más bien, de aprovechar todo el espacio libre para hacer un vestidor en cualquier estancia.

Para ello, se acabó pensar en paneles con estanterías, baldas y cajones. Vamos a dejar que el minimalismo inunde nuestra mente y nuestro espacio.

Con una barra y dos cuerdas, podrás colgarlo del techo y convertir cualquier espacio en un lugar en el que poder colgar la ropa. No necesitas más. Así no ocupa sitio y queda todo mucho más despejado. El suelo de debajo se puede utilizar como zapatero, posando el calzado ordenadamente en él, o bien poniendo unas cajas para guardar accesorios.

Así ¿quién no se puede permitir un vestidor? Las barras las puedes comprar en cualquier lado, pueden ser para las cortinas o simplemente una tubería de metal para darle un estilo industrial.

La barra puede ser doble o triple, para aprovechar el espacio y colgar pañuelos o bolsos. Asegúrate de que los anclajes al techo aguantan el peso de la ropa que vas a colocar, pues sino se vendrá todo abajo.

Otra idea es colocar un perchero con muchas perchas. ¿Os acordáis del perchero horizontal que había en prescolar para colgar los babies de los niños, pues la idea es muy parecida. Estos percheros largos disponen de 10 o más perchas pequeñas para poder colgar ropa, sombreros, bolsos o lo que quieras.

Puedes hacer dos niveles, uno más alto y otro más bajo. ¿Y que tal si colocas unos cestos en el suelo? Así podrás guardar todo lo que no te apetezca que se vea. En el recibidor o el pasillo también puedes poner un vestidor de estas características, para que al llegar a casa puedas dejarlo todo en su sitio.

¿Y que hay de los elementos naturales? Puedes utilizar una rama grande y un poco gruesa para colgarla de la pared o el techo y crear una barra donde colgar las cosas. La puedes pintar del color de la habitación o lijarla levemente para aportar su toque natural. Más barato imposible.

Y como no, puedes comprar algún expositor o burra de tiendas de ropa que hayan cerrado y reutilizarlas para tu propia ropa.

Hay un montón de ideas, sólo tienes que escoger la tuya.