Diseño escandinavo

Muebles de diseño nórdico

Papel de pared pintado estilo nordico

La elección del color de una pared es bastante simple, pero si se trata de un papel pintado, la cosa cambia. No ha pasado de moda, sigue siendo una tendencia en la decoración, y cada vez se apuesta más por un estilo nórdico para vestir las paredes.

La particularidad de este estilo es su atemporalidad. El rico patrimonio de estilo y diseño escandinavo es, todavía hoy, fresco y relevante para la vida moderna. Prismas, patrones amalgamados, diseños geométricos o patrones repetitivos, se adaptan fácilmente a cualquier estancia, siempre con la premisa del minimalismo nórdico presente. También hay cabida para los diseños naturales, hojas, árboles y plantas se suman a la composición para aportar un estilo más verde y natural.

Papel de pared pintado estilo nordico

Las sillas Eames junto con una mesa de pino, son el maridaje perfecto para este estilo de papeles pintados en un comedor. Pocos detalles más son necesarios para decorar el espacio, pues con su frescura y originalidad, este elemento se viste por si mismo.

Los diseños florales combinan con las tendencias modernas en diferentes habitaciones, y son perfectos para la habitación de las niñas y las no tan niñas. Todos estos motivos, no sólo aumentarán tu estado de ánimo, sino que también aumentarán el nivel de energía de tu hogar.

Si eres un fan del colorido y la vitalidad, los papeles de pared pintados de estilo nórdico tienen justo lo que se necesita para conservar el dinamismo de la estancia a lo largo del año.

Del color rosa y morado a las combinaciones de negro y blanco, estos papeles de pared pueden integrarse fácilmente en modernos diseños. No importa donde vayas a colocar el colorido papel escandinavo (la sala de estar, el baño o el dormitorio), una cosa es segura: todo el interior será mucho más alegre y divertido, porque nada cambia más a una habitación que colocar papel pintado de estilo escandinavo en sus paredes.

Aunque el color prima, también hay cabida para los tonos más neutros. Grises, negros y blancos y toda su tonalidad resulta perfecto para no llamar demasiado la atención, en especial en decoraciones más sobrias. Esto combina con cualquier toque de color que le queramos dar posteriormente con pequeños detalles decorativos.

Hay un montón de patrones y diseños a escoger en cuanto al papel, y se pueden ver como quedan con los muebles y accesorios de estilo nórdico en muchas webs de diseño.

En definitiva, si no sabes que poner en tu pared, este estilo puede ser la respuesta.