Diseño escandinavo

Muebles de diseño nórdico

10 salones con sillón y librería

Hay muchas maneras de decorar con baldas y recrear una librería adaptada a tu espacio. Enteras hasta el techo, en una esquina o disimulando un pilar...estas diez librerías aprovechan cada centímetro del salón o de la zona de estudio para guardar en sus baldas tus tesoros más preciados.

Una idea muy práctica es situarla junto a la zona de lectura.

10 salones con sillón y librería

Parece obvio, las librerías deben estar junto a las zonas de lectura, donde se necesita guardar una cantidad de libros.

Podemos formar un rincón compuesto por un butacón o sillón y una lámpara de pie.

Seguro que es el mejor punto de lectura que podrás tener, y si no te conformas con esto, sitúa tu punto de lectura al lado de una gran ventana para que entre mucha luz natural y esté bien iluminado. Un rincón para leer de 2 metros cuadrados junto a las estanterías es el espacio que necesitas para una butaca cómoda, una lámpara y una alfombra acogedora.

Idea: si no tienes una ventana cerca, coloca una hilera de halógenos empotrados en el techo, a 80 centimetros uno de otro, la iluminarán mucho más y se verá mejor.

Es preferible que las baldas sean generosas para que puedan con todo: libros, grabados, plantas...

Usa muebles que a primera vista no tengan nada que ver con una estantería.

Si quieres una librería de madera y tienes espacio puedes recuperar una pieza antigua, como un expositor de pino grande.

La parte del cristal es perfecta para mantener los libros a la vista, pero a salvo del polvo. Y sus armarios bajos, son ideales para guardar documentos y papeles importantes.

Son piezas caras que se pueden reutilizar ya que son muy decorativas y de gran calidad, así te durarán toda la vida.

Eso si, antes de comprarla, revisa que todas las puertas se abran y cierren correctamente.

Idea: Si está en buen estado puedes reavivar la madera con un barniz incoloro o si te atreves lacándola.

Sillones y estantería junto al puesto de trabajo.

¿Eres de los que tiene la oficina en casa? Si es así necesitas una librería para colocar tus papeles y carpetas. Eso si, las baldas tienen que ser accesibles desde la mesa de trabajo para poder coger las cosas sin tener que levantarnos.

Idea: coloca también un armario pequeño para guardar los documentos que no quieres que se vean.

Lo más práctico sería acompañarlo de una silla de oficina con ruedas para movernos libremente y sin esfuerzo.

De dos cuerpos y empotrada en la pared

El Pladur es una buena elección si quieres crear una librería de gran tamaño: resiste muy bien el peso y se adapta a los espacios difíciles.

Las baldas gruesas quedan mejor que las finas en esta ocasión. Y que llegue hasta el techo y toque el suelo si es posible.

Idea: empotra los dos cuerpos de las librerías en la pared que queda detrás de la zona de trabajo, y píntala del mismo color que la pared para fundirla con la decoración. El color beige rebajara su peso y es luminoso.

Media librería.

Puedes hacer una media librería con solo tres baldas. Adapta la distancia de las mismas al tamaño de los libros y objetos decorativos (cuenta unos 25 cm para libros y 35 cm para detalles decorativos) que vas a poner en ellas. Se puede planificar una balda más ancha, a unos 50 cm del suelo, que al tener el doble de fondo, es un punto de apoyo cuando estas en el sofá. Aquí tienes más fotos para inspirarte.

A medida en un espacio irregular.

Sitúa una librería para que disimule el pilar de la pared. Con armarios en la parte inferior (de unos 40 cm de fondo) y baldas en la superior (de unos 30 cm de alto).

Idea: coloca un riel que permita mover la escalera para llegar mejor a las baldas de arriba.

¿Cuándo incorporar una escalera a la librería? Cuando esta mide más de 200 centímetros de alto, para poder llegar a los estantes más altos sin romper nada. Con ruedas son mucho más fáciles de mover.

Aprovecha todo el espacio disponible.

A veces, una gran librería no necesita un gran espacio. Si tienes una pared libre en el salón, puedes ganar mucho almacenaje con un mueble de sólo 25 cm de fondo.

Aprovecha la parte baja con armarios con puertas y pon baldas en la superior, para libros y objetos decorativos.

Idea: la iluminación que sea por fuera. Si la librería tiene varios cuerpos lo ideal es que cada uno tenga un aplique dirigible. La luz ideal para ver bien los libros es blanca e intensa.

Baldas que aprovechan la altura:

Si tienes la suerte de tener un salón con un techo alto (se consideran altos a partir de 2.50 metros) aprovéchalo con una librería muy alta, que llegue al techo y toque el suelo.

Deberás reforzar la estructura con un esqueleto de chapa metálica, que queda oculto pero le da mucha más resistencia. Y para que sea estable, también tendrás que fijarla a la pared aunque sea solo por un lado.

¿Baldas gruesas o no? Una balda estándar tiene unos 2.5 cm. Cuanto más gruesas, más actual quedara la librería. Unos 6 cm son suficientes para resistir todo el peso.

Dos librerías y un sillón junto a la chimenea

Genial en DM para aprovechar el espacio que hay a ambos lados de la chimenea para reunir el almacenaje del salón.

Idea: combina baldas y armarios en sus dos cuerpos. Una de ellas además puede tener truco, una vitrina con puertas de gallinero que oculte el televisor y el equipo de música.

Coloca también un riel justo debajo de la balda superior para poder aportar una escalera y sea más fácil y práctica.

En la esquina del salón:

Dos librerías de obra en forma de L sacan partido a una esquina muerta del salón y enmarca la zona de lectura. Unas gruesas baldas en ángulo son actuales y ensanchan visualmente el salón.

El color será el mismo que la pared que las rodea, para no desentonar y romper la armonía.

Podemos colocar delante de ellas un sillón o butaca en el que sentarse a leer.

Idea: se puede empotrar una librería de Pladur en la pared para que disimule el radiador. Usaremos frentes con ranuras que dejen circular el aire.